2021-04-05 21:04 FC Barcelona Por: Fede Peris

El árbitro asustó a Messi: "Tiene unas ganas de enseñarme tarjeta..."

Messi le comentó en el descanso al delegado Carles Naval que el árbitro iba a por él para sacarle del clásico y favorecer al Real Madrid.



Leo Messi lo vio enseguida. Quizá por eso intervino menos en el juego de lo que la dificultad del partido exigía. Lo cierto es que Messi vio claro desde el comienzo del partido que Jaime Latre, el árbitro del Barça-Valladolid, tenía gran interés en enseñarle una tarjeta amarilla.

Y es que si Messi ve ante el Valladolid la tarjeta, no habría podido jugar el clásico del próximo sábado en el recinto suplente del Bernabéu en donde habitualmente juega el Real Madrid.



Y Messi se contuvo. Le hicieron hasta cuatro faltas claras al borde del área en los primeros minutos. No señaló ninguna. Pero Messi no protestó. Tampoco respondió a las provocaciones de los jugadores del Valladolid. 

Messi vio venir al árbitro

Messi leyó en los ojos del árbitro unas ganas enormes de echarle un cable al Real Madrid para poder presumir ante los amigos de haber influido en la alineación del Barça en el clásico. Pero se quedó con las ganas. 

"Tiene una ganas de enseñarme tarjeta... ¡Es increíble!" le dijo a Carles Naval cuando abandonaba el terreno de juego en el descanso. Messi lo vio claro. El árbitro iba a por él, pero no pudo con él. El Barça, a pesar de todo, sigue dependiendo de sí mismo para ser campeón. 




Deja tu Comentario