2021-11-23 21:11 FC Barcelona Por: Fede Peris

Esto es lo que hay: El Barça depende de un milagro (0-0)

El Barça de Xavi tampoco tiene gol. Sólo la salida de Dembélé animó el partido y ahora toca buscar la proeza ante el Bayern en Múnich en las últimas jornada



El Barça se ha estrellado contra la muralla del Benfica y ha sido incapaz de anotar ese gol que le hubiera dado el pase a los octavos de final de la Champions. Los portugueses llegaron al Camp Nou en busca del empate, y con el empate se van. El Barça ahora depende de sí mismo, pero el Benfica lo tiene mejor por los rivales que tendrán los dos enfrente en la última jornada. El Barça tiene que conseguir en Múnich, ante el Bayern, como mínimo el mismo resultado que obtenga el Benfica en casa ante el farolillo rojo del grupo, el Dinamo de Kiev. 

Un gol (de penalti) en 180 minutos

La suerte del Barça en esta Champions League está en sus manos. El problema es que este Barça no inspira confianza y no ofrece garantías que permitan pensar que puede ir a Múnich a darle un repaso al Bayern. Los que aún pensaban que con el cambio de entrenador estaban todos los males de este equipo resueltos hoy, y el sábado en el derbi con el Espanyol, habrán descubierto que no van por ahí los tiros. Dos partidos, 180 minutos y un gol... de penalti.



Este equipo tiene mucho futuro con un par de retoques imprescindibles, pero no tiene presente. Mucha juventud que necesita madurar y mucho veterano que ya no da la talla. El partido ha sido intenso, el Barça ha podido marcar, pero el Benfica también. Un gol anulado a cada equipo, un poste en cada portería y ocasiones claras para los dos. El Barça pudo ganar, pero el Benfica también. Los portugueses vinieron a defender el cero a cero y no han tenido muchos problemas para conseguirlo, porque este Barça ya no asusta a nadie. Les ha bastado con defenderse con orden para fundir los plomos a su rival.

Los cuatro señalados del Barça

Y Xavi Hernández, que tendrá todo el crédito del mundo y más, hoy no se ha mostrado como un buen estratega. A Demir le viene muy grande el Barça. Jordi Alba fue un excelente lateral y puede seguir siendo un buen lateral, pero es un pésimo extremo y un vulgar centrocampista. Frenkie De Jong ha perdido su mejor versión y Gavi ha tenido que desempeñar su papel ante la inoperancia del neerlandés. Y Memphis necesita una mejor conexión con el centro del campo. El sistema de Xavi le ha obligado a hacer la guerra por su cuenta y ha perdido. Inoperante total.

Se podrá decir que el Barça ha mejorado la imagen que dio en el partido de Lisboa, pero en Lisboa llegó con opciones claras de gol ocho veces y hoy le ha costado mucho encontrar grietas en la defensa portuguesa. Al menos el Barça ha mantenido su portería a cero, lo que ya es un gran logro, pero la sensación de inseguridad que ofrece la zaga sigue tan viva como en los tiempos de Koeman. Si el Benfica no ha marcado es porque la calidad de sus jugadores no da más de sí.



Todo depende de que el Bayern se tome el partido a chirigota

Ahora queda esperar que el Bayern se tome a chirigota el último partido, que el 25% de aforo permitido ahora en Alemania se convierta en un partido a puerta cerrada (tienen toque de queda a las diez) y que Naggelsman ponga a los suplentes en un partido en el que su equipo no se juega nada. Sólo así el Barça puede aspirar a pasar a los octavos de final, porque parece difícil que el Benfica pueda pinchar en casa con el Dinamo de Kiev. Ganar o ganar en Múnich. No hay más opción.

Y para ganar en Múnich hará falta gol. Y para eso es imprescindible recuperar para el 8 de diciembre a Ansu Fati. Los que hay ahora no le marcan un gol ni al arco iris. El equipo ha jugado con mucha intensidad. Nada que objetar a la entrega, aunque algún jugador, como Demir y Jordi Alba parecían perdidos en el campo, como ausentes. Pero la intensidad no es suficiente. Hace falta gol. Y sólo cuando ha salido Dembélé (minuto 66) se ha visto un Barça capaz de sorprender. El francés es el único que desborda y su entrada en el campo ha puesto al Camp Nou patas arriba con su velocidad y capacidad de sorprender.

Sin Dembélé de inicio, sin Ansu Fati y sin Pedri este Barça es muy previsible y vulnerable. Ahora hará falta un milagro para seguir siendo un equipo de Champions League. Si no, espera la Europa League, una competición de mediocres en la que juegan los que no han estado arriba en sus ligas o los que han saltado de la Champions por no dar la talla. Y eso no es lo que quiere la afición del Barça. Hoy, diluviando en Barcelona, se han juntado 49.500 para animar a su equipo. Ganas hay. El problema es que el equiupo no da más de sí. Ni sin Xavi ni con Xavi. 

 

Ficha técnica

FC Barcelona, 0 - Benfica, 0

FC Barcelona: Ter Stegen, Piqué, Araujo (Eric, 85'), Lenglet (Dest, 85'), Busquets, Frenkie de Jong, Gavi, Nico, Memphis, Yusuf (Dembélé, 66') y Jordi Alba

Benfica: Vlachodimos, Almeida, Otamendi, Vertonghen, Gilberto, Weigl, Joao Mario (Taarabt, 59'), Grimaldo (Seferovic, 81'), Everton (Pizzi, 70'), Silva (Lazaro, 70') y Yaremchuk (Darwin Núñez, 59').

Árbitro: Karasev (Rusia). TA: Piqué / Grimaldo, Joao Mario, Taarabt, Odysseas

Campo: Camp Nou, 49.572 espectadores.


Deja tu Comentario