2022-01-09 08:01 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Pegar y llorar: La táctica del Valencia en el Bernabéu

El Real Madrid sufrió una falta cada cuatro minutos del equipo al que Bordalás ha convertido en el más violento de LaLiga.



A nadie sorporendió que el Real Madrid-Valencia estuviera presidido por la violencia de los jugadores visitantes. Teniendo a Bordalás en el banquillo, no se podía esperar otra cosa. El Valencia actual es el más tarjeteado de LaLiga española. En el Bernabéu salió a repartir leña en el campo y a llorar después del partido.

El Real Madrid ya sabía lo que le esperaba. El conjunto de Ancelotti estaba más que avisado. Los conjuntos de Bordalás son equipos muy duros, y esta vez se ha visto de nuevo en el Bernabéu.



Bordalás es bien conocido en España por todos por la intensidad con la que vive los partidos en el banquillo. Esta misma intensidad intenta transmitirla a sus jugadores. Estos muchas veces se emplean con demasiada dureza, pasando los límites del reglamento

Una falta cada cuatro minutos

En los primeros minutos, el Valencia mostró su carta de presentación. Tras una subida de Lucas, Gayá dejó el recado con una fuerte patada tras el recorte del gallego. El capitán valencianista no vio tarjeta porque era el minuto 5. El conjunto de Bordalás siguió empleándose con dureza, y precisamente del balón parado llegaron las mejores ocasiones del Real Madrid. Al descanso, el Valencia se fue con 10 faltas, pero a pesar de ello, las dos únicas tarjetas hasta el momento habían sido para Casemiro y Militao. 

En la segunda parte, el encuentro de Bordalás no bajó el ritmo. El conjunto valencianista vio 3 tarjetas. A pesar de ello, pudo ver alguna más, ya que el colegiado perdonó a Wass en más de una ocasión la tarjeta. En total, el Valencia cometió 24 faltas, 1 cada 4 minutos. El Real Madrid cometió 15 faltas, pero ambos equipos vieron 3 tarjetas. 



El más tarjeteado de LaLiga

En lo que va de competición, el Valencia es el equipo que más faltas ha cometido, 334, casi 100 más que el Real Madrid. Además, el equipo de Bordalás es el conjunto con más tarjetas amarillas y rojas. 

Estos datos muestran claramente como se emplea el Valencia en sus partidos. Alderete es el jugador con más tarjetas de La Liga, 9. Hugo Duro, Guillamón, Maxi Gómez y Recic son los 4 jugadores que han visto la tarjeta roja. Solo Iñigo Martínez ha visto dos tarjetas rojas en lo que va de Liga. En total, el Valencia ha visto 71 tarjetas amarillas y 4 rojas en lo que va de Liga. 

El Valencia más llorón

Pero si no supieron asumir en el campo la superioridad del Real Madrid y reaccionaron con brusquedades, acabado el partido no mejoró el Valencia su deportividad y saber perder. Cuando se pierde por 4-1 no se le puede echar la culpa al árbitro. Pero eso es lo que hizo el Valencia para justificar su humillación en el Bernabéu.

Cuando las cosas no salen en el campo, para algunos, la mejor idea es acudir fuera a rajar. Esto es lo que ha hecho el Valencia. Tras ser claramente inferior en el partido, acusaron de robo al Real Madrid por un penalti. 

En el minuto 42 de la primera parte, Hernández Hernández pitó un penalty a favor del Real Madrid tras una aparición de Casemiro en el área. Alderete derribó al brasileño cuando tenía la posición ganada, y aunque bien es cierto que no es el penalti más clamoroso de la historia, el contacto es evidente que existe. El colegiado del encuentro consideró que fue suficiente. 

En el descanso, la cuenta oficial del Valencia puso un tweet: "Lo de los robos en Madrid empieza a ser algo repetitivo". Este mensaje iba acompañado por una etiqueta a La Casa de Papel, en referencia a la serie de televisión que ha protagonizado dos robos en Madrid. Sin duda, el club mostró una gran falta de señorio por su parte, intentado dar la nota. Además, anteriormente, una mano dudosa en el área che no fue pitada. 

El Valencia fue inferior de principio a fin en el campo. Tras unos primeros minutos algo dubitativos, el Real Madrid se hizo con el dominio del encuentro, y a partir de ahí, el equipo de Bordalás no fue capaz de salir de su campo. En el minuto 60, el partido ya estaba sentenciado con ese 3-0. Tras este partido, el Valencia ocupa la novena plaza en la clasificación. Eso sí, es líder en más faltas cometidas, más tarjetas amarillas y más tarjetas rojas. 

Piqué se suma a la fiesta ché

Por si fuera poco, Gerard Piqué no podía faltar en su cita en las redes sociales sumándose a la fiesta de lloros ché. El capitán culé, después de empatar en su partido en Granada, citó el tweet del Valencia en el que hablaban de "robo": "No lo digáis muy alto que os van a sancionar". Siempre que hay cualquier polémica en redes en contra del Real Madrid, el central azulgrana no pierde la ocasión para echar leña al fuego. Podría centrarse más en su equipo, que no se encuentra precisamente en su mejor momento. 

Bordalás, a la altura de lo esperado

Y el técnico valencianista, Bordalás, el que lleva a sus equipos al límite del reglamento, reaccionó como se esperaba: llorando. No encajó bien la derrota y optó por renunciar a la autocrítica para descansar todo el peso de la responsabilidad del humillante 4-1 en el árbitro.

"Una mala sensación. Es un resultado muy abultado. Creo que entramos bien al partido, hemos tenido el partido bastante controlado y esa jugada del penalti inexistente, que me sorprende que hayan pitado penal. No lo puedo entender. Ha condicionado y ha abierto el marcador para el Madrid. El segundo tiempo ha sido pésimo. Estamos muy limitados en cuanto a efectivos".

Sobre el penalti de la polémica dijo: "Luego lo vi en el descanso. Es una acción que Omar Alderete tiene ganada la posición. Creo que es Casemiro el que le golpea a él. Se tira, es hábil. Entiendo que se puede equivocar el árbitro. Desde el VAR le tienen que decir que no hay penalti".


Deja tu Comentario