2022-01-11 15:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

Looser Mourinho: doce años perdiendo, perdiendo y perdiendo

El técnico portugués empezó a perder en el Real Madrid y no ha parado hasta llegar a Roma después de pasar y ser despedido por Chelsea, Manchester United y Tottenham.



Después de ganar la Champions con el Oporto, logró el triplete con el Inter. En 2010 fichó por el Real Madrid y su flor empezó a marchitarse, hasta acabar ahora ya podrida. En la Roma esperaban otra cosa cuando le ficharon y le convirtieron en el entrenador mejor pagado de Italia.

Excusas que aburren y cansan

Tensando la relación con el Barça, Mourinho, el técnico que desde el balcón de la Generalitat dijo: "Ayer, ahora y siempre con el Barça en el corazón", consiguió engañar al personal justificando sus derrotas y el absurdo juego del patadón que practicaba su equipo buscando excusas baratas que ya por oídas cansan y aburren. Las mismas en España, en Inglaterra y en Italia. Cualquiera tiene la culpa de las derrotas menos él.



Mourinho, que siempre fue un resultadista nato, se autobautizó con el apodo de "The Special Man". Han pasado los años y los propios resultados le han puesto en su sitio, porque por juego sus equipos jamás dieron espectáculo.

Mourinho fracasó en el Real Madrid, en donde sólo ganó una Liga y una Copa en tres años, estrellándose siempre en las semifinales de la Champions. En el Chelsea ganó la Premier, pero acabó en la calle. Luego le fichó el Manchester United, y fracaso de campeonato. Finalmente el Tottenham confió en él... hasta que le despidieron por el juego y los resultados del equipo.

Parecía que su carrera había acabado, pero Jorge Mendes le buscó destino en la Roma y ahí todo indica que correrá la misma suerte que en el Tottenham, el Manchester United y el Chelsea, de donde salió despedido. Y es que no se pueden juntar más derrotas y pésimo juego en equipo ambiciosos y con aspiraciones como los que ha dirigido el técnico portugués en los últimos años.



Hay nervios en Roma y ya se empieza a cuestionar el futuro del "looser" Mourinho. En los tres últimos partidos ha sumado un punto y en el último de ellos, ante la Juve, se dejó escapar una victoria que tenía asegurada con un 3-1 con tres goles bianconeros en diez minutos y un penalti fallado por Pellegrini. La Roma acumula nueve derrotas en la lega, a la que hay que añadir la humillación ante el modesto equipo noruego Bodo Glimt en la Conference League (6-1).

Nueve puntos menos que la temporada pasada con Fonseca

La temporada pasada a estas alturas, con Fonseca en el banquillo, la Roma tenía nueve puntos más y aspiraba a más que ahora, muy lejos de la zona Champions, sexto y a 17 puntos del Inter. No es eso lo que esperaban los Friedkin, los dueños de la Roma, después de enterrar en el equipo nada menos que 400 millones de euros para que Mourinho lo estropease todo.

Y lejos de hacer autocrítica, Morinho sigue buscando culpables en su entorno. En este caso en sus futbolistas: "Debo conseguir que los jugadores lleguen a mi nivel", ha dicho en su versión más soberbia. El problema no es él. El problema son los demás. En la Roma, en el Tottenham, en el Manchester United, en el Chelsea y en el Real Madrid. Y aún sigue encontrando clubes dispuestos a confiar en sus métodos demodés y trasnochados.

Ahora piensa arreglarlo, como en el Real Madrid, fichando portugueses, consciente de que no se atreverán a echarle porque su cese cuesta 30 millones. 

No aprenden con Mourinho. Y mientras tanto, su "amigo" Pep Guardiola triunfando en el Bayern Múnich y después en el Manchester City. El tiempo coloca a cada uno en su sitio.

 


Deja tu Comentario