2022-01-12 21:01 Especial Clásico Por: Fede Peris

El árbitro cedió ante la presión del Real Madrid y adulteró el clásico

Martínez Munuera no se atrevió a anular el primer gol del Real Madrid ni a pitar todo lo que sucedió en el área blanca.



Es evidente que si se trata de hacer ruido la prensa de Florentino no tiene rival. Nadie como los palmeros del presidente blanco para presionar a los árbitros primero y distorsionar la realidad después. Como el Real Madrid ha ganado al Barça, no habrá ruido. Nadie repetirá mil veces los errores del árbitro Martínez Munuera a favor del Real Madrid y en contra del Barça. No hace falta, no hay que justificar nada porque el Real Madrid ha ganado.

El vídeo de la tele de Florentino ha funcionado

Pero han pasado muchas cosas sobre el rectángulo de juego que demuestran que el nauseabundo vídeo de Real Madrid TV, que llevaba la firma simbólica del máximo responsable del club, ha surtido efecto y ha conseguido presionar y mediatizar a Martínez Munuera, que se ha preocupado mucho de no perjudicar al Real Madrid.



De entrada, el primer gol blanco viene precedido de una clara falta de Benzema sobre Busquets en el minuto 24 en una jugada que concluyó con el 1-0 madridista. Al madridismo le conviene más decir que Benzema roba el balón, y eso es lo que dirán los medios palmeros de Florentino Pérez, pero el empujón sobre Busquets es de libro. A partir de ahí el resto del partido ya está falseado.

Cuando se vio a Casemiro dirigirse a la caseta en el descanso abroncando al árbitro era como para temerse lo peor. Y lo peor estaba por llegar.  El propio Casemiro zumbó como siempre y, como siempre, se llevó una tarjeta. Sólo una. Aunque, eso sí, cuando se le acercaba alguien ya estaba en el suelo.

En el minuto 87 se produjo un claro derribo de Nacho a Pedri dentro del área que pudo significar la victoria del Barça, pero el árbitro no lo quiso ver. Como tampoco quiso ver un derribo de Lucas Vázquez a Dembélé poco después cuando se disponía a entrar en el área.



Otra "gesta" del Real Madrid bajo sospecha

Y a poco del final, en el minuto 111, llegó el derribo de Lucas Vázquez, desbordado y superado, a Ansu Fati. En este caso, tratándose del Barça, no hubo suficiente intensidad en el derribo, claro está. Para intensidad, la que le abrió las puertas de la victoria al Real Madrid ante el Valencia en la última jornada de LaLiga, cuando Casemiro se dejó caer en el área ché. El derribo de Lucas Vázquez fue mucho más claro que el pizcinazo de Casemiro. Pero esto es el Barça y aquello es el Real Madrid. Y el criterio de los árbitros es el que es, especialmente cuando el club con más poder en la capital les dedica un vídeo en plan amenazador.

Pero aún hubo más. Un derribo de Militao a Jutglà dentro del área que para el árbitro fue falta del barcelonista cuando ni siquiera rozó al jugador del Real Madrid, como pudo apreciarse en las repeticiones televisivas.

Pero así se escribe la historia de las grandes gestas del Real Madrid, siempre bajo sospecha. La presión de Real Madrid TV ha funcionado. Martínez Munuera ga salido a pitar acongojado. Mucho mejor el equipo der marketing y distracción del Real Madrid que su equipo de fútbol, que las pasó canutas ante el peor Barça de la historia al que le iban a meter una manita.

Lo de las manitas al Barça son una asignatura pendiente que el Real Madrid no encuentra la manera de aprobar.

 

 


Deja tu Comentario