2022-05-12 12:05 FC Barcelona Por: Fede Peris

El Barça despide a uno de sus futbolistas por indisciplina

El club le desea suerte en el futuro y no volverá a vestir la camiseta del FC Barcelona.



Kays Ruíz ha sido despedido del FC Barcelona. El club no estaba nada satisfecho con su comportamiento y ha decidido liquidar el contrato que les unía. Kays era uno de los valores más prometedores del Barça B, pero se ha echado a perder.

Kays Ruíz, a la calle

"El FC Barcelona ha comunicado al jugador francés Kays Ruíz que prescinde de sus servicios. De esta manera el centrocampista francés pone punto y final a su setapa en el club blaugrana. El club le desea suerte y éxitos en el futuro". Con esta escuesta nota el Barça despedía a Kays Ruíz. ¿Pero qué ha pasado?



Kays Ruíz, de 19 años, era uno de los jóvenes valores más prometedores de la cantera del Barça, una perla, como se suele decir. Pero la sanción de la FIFA al club azulgrana en 2015 que significó la salida precipitada de muchos jugadores de La Masía, entre ellos Take Kubo, le afectó también a él. 

Optó por volver a casa y fichar por el PSG, pero las cosas no le fueron bien, no vio oportunidades de llegar al primer equipo y optó por regresar a La Masía con el objetivo de aprovechar la predisposición favorable que en el club blaugrana tienen hacia sus canteranos.

Kays, que llegó a jugar algún partido con el PSG, regresó "muy hecho" y convencido de que su sitio estaba en el primer equipo, pero no congenió con Sergi Barjuán y ha jugado mucho menos de lo que era previsible en un futbolista de su calidad, que ha visto como esta temporada Gavi y Nico le han pasado por delante.



Un aviso al resto de jugadores del filial

Firmó con el FC Barcelona un contrato hasta la temporada 2023-24, pero el club ha decidido cortarle después de haber disputado esta temporada 347 minutos en 11 partidos con el Barça B, en la Segunda División B.

El origen de los problemas de Kays con Sergi Barjuán hay que buscarlo en su actitud y su pobre concepto de la profesionalidad, lo que avivó sus diferencias con el entrenador, que ya le advirtió en forma de ultimátum que debía cambiar. Pero lejos de reaccionar, se mantuvo en su actitud que Barjuán entendió como un desafío a su persona.

Su despido es un aviso al resto de jugadores del filial blaugrana. Sergi Barjuán advirtió a Kays que podría ser despedido del Barça y ha cumplido su amenaza. Su cláusula de rescisión era de 50 millones, que se elevaría a 100 en caso de ascenso, circunstancia que no se ha producido.

 


Deja tu Comentario