2020-11-24 23:11 FC Barcelona Por: Pedro Riaño

Mensaje envenenado de los suplentes a Leo Messi (0-4)

Este mismo rival, con ocho bajas entre sus titulares, perdió 2-1 en el Camp Nou, de penalti, con el Barça de Messi pidiendo la hora y Ter Stegen de figura estelar blaugrana.



El Barça, con un equipo B que más parecía C, ha liquidado al Dinamo de Kiev con un inapelable 0-4 en el cuarto partidillo de la fase de grupos de la Champions League que coloca al equipo de Koeman en los octavos de final contando sus cuatro partidos por victorias. Ha sido una exhibición colectiva en la que nadie ha echado en falta a Messi. Los suplentes le han mandado al argentino un mensaje envenenado: "Sin ti también sabemos ganar".

Los antecedentes del Camp Nou con Messi

Los entendidos dirán, y con razón, que el Dinamo de Kiev es una banda. Y no se equivocarán. Pero era la banda titular de Lucescu. La banda de suplentes, con ocho bajas, se presentó hace tres semanas en el Camp Nou y sembró el pánico ante el Barça de Messi, Ansu Fati y los demás titulares. Perdió por 2-1, con los jugadores barcelonistas pidiendo la hora y Ter Stegen de figura estelar blaugrana.



Y Lucescu hoy se las prometía muy felices. Del Barça de Messi había dicho, antes de jugar en el Camp Nou, que ya había dejado de ser candidato al título europeo porque ni el equipo ni el argentino tienen nada que ver con lo que era el Barça hace cinco años, cuando logró su última Champions. Sin Messi ni De Jong, el soberbio y perdedor Lucescu debió pensar que el Barça se lo ponía fácil, fácil. Y para acabarlo de arreglar, Koeman también ha dejado fuera a Jordi Alba, Dembélé y Griezmann.

Suplentes con la vergüenza que le falta a algún titular

Todo a favor para el Dinamo de Kiev, que cayó dignamente ante el Barça de Messi y Ansu Fati hincando la rodilla gracias a un penalti que transformó el argentino. Pero los suplentes del Barça han respondido con la vergüenza torera que le falta a más de un titular ante la "banda" titular del Dinamo de Kiev. 

El 0-4 no es el reflejo de un sistema táctico certero. Ni de unos cambios bien programados, ni de una pizarra milagrosa. El Barça ha ganado 0-4 en Kiev porque ha querido ganar, porque ha jugado con intensidad, porque había compromiso y ganas de reivindicarse. Los suplentes tenían la opción de dejarse ir, como ha pasado tantas y tantas veces en el Barça, pero no lo han hecho. Han salido a jugar dispuestos a comerse el mundo y demostrarle a Koeman que se equivoca marginándoles.



¡Qué fácil es todo sin Messi!

Golazo de un Dest profundo y letal abriendo el marcador. Luego dos de Braithwaite ejerciendo de delantero centro de verdad y buscado por sus compañeros, que esta vez no estaban distraídos tratando de localizar al que suele esconderse y nada resuelve en todos los partidos de esta temporada. Y para redondear el festival, gol de Griezmann a última hora. ¡Qué fácil ha sido todo sin Messi! Es triste, pero hay que decirlo, aunque muy pocos se atreven.

El equipo, con Messi a miles de kilómetros, ha jugado desacomplejado y sin hipotecas. Sometidos a una disciplina táctica, cada uno ha dado rienda suelta a su talento. Y lo que se ha visto ha sido muy positivo. No había que buscar a Messi. Esta vez eran ellos los que debían resolver el partido, y lo han liquidado con nota.

Los apestados a los que Messi ha despreciado

Son los mismos jugadores a los que Messi ha despreciado. Y ellos se saben despreciados. Son los apestados. Esos que, según Messi, forman una plantilla que "no da para ganar la Champions y ya ni la Liga". Son los malos del Barça. Y los malos han demostrado que, como mínimo, no son peores que los buenos. Y Koeman ha descubierto que el Barça, además de ser más que un club, también es bastante más que Messi. Y que ese fondo de armario que tanto denigran los que saben de fútbol no es tan malo como parece.

Sólo se trataba de que, por un día, el Barça jugara como un equipo aprovechando que no estaba Messi. Y daba igual si eran los malos o los buenos. Porque los malos son muy buenos (aunque alguno, como Junior Firpo o Matheus Fernandes, genere dudas más que razonables). Koeman ha hecho el experimento y le ha salido bien. Sin Messi el Barça es capaz de jugar como un colectivo sacándose de encima los complejos de unos jugadores que llevan quince años sometidos al vasallaje del soberano Leo Messi. Algo lógico y natural cuando Messi era el mejor futbolista de la historia, que lo ha sido, pero fuera de lugar cuando rinde menos que el peor de los que no dan para ganar la Champions League.

Con Messi no se ganaba por 0-4 en Europa

Ya está bien de asumir que todos son malos y que por eso Messi no funciona. A ver si al final va a resultar que parecen malos porque Messi los oscurece... Este equipo puede lograr en campo contrario un resultado que en Champions, con Messi, hace muchos años que no se consigue (Luis Suárez sigue en el Atlético con su maldición en Champions). Coutinho parecía otro, Braithwaite sonreía y Griezmann estaba muy suelto. No es una blasfemia, es la realidad. Sin Messi juegan mejor. Al menos eso es lo que ha ocurrido hoy.

Se acaba en el Barça la era de los seres sobrenaturales. De hecho ya se ha acabado, aunque haya todavía un ex extraterrestre en la plantilla. Y sabiendo que el ex extraterrestre quiere huir del Barça, bueno será empezar a preparar el futuro con futbolistas terrenales que no cobran 100 millones de euros. Y eso es lo que ha hecho hoy Koeman, un primer paso en el largo camino que en breve deberá recorrer el Barça sin Messi.

Hoy en Kiev se ha visto que sin Messi tampoco se pasa tan mal. A lo mejor saldría más a cuenta repartir los 100 millones de euros que cobra el ex extraterrestre entre los que han salido hoy a jugar para que se coman el césped cada vez que salten al terreno de juego. Hoy nadie andaba. Todos corrían. Y hasta el delantero centro, Braithwaite, bajaba a defender cuando el equipo lo necesitaba. El Barça de hoy, a diferencia del que hemos visto a lo largo de toda la temporada, sí ha sido solidario.

Hoy los futbolistas del Barça sonreían. Nada de caras largas, lo habitual en los últimos tiempos. Y ya se sabe que cuando los futbolistas disfrutan en el césped, los resultados llegan. Que no lo estropee nadie aportando otra vez el mal rollo.

Ficha técnica

Dinamo de Kiev, 0 - FC Barcelona, 4

Dinamo de Kíev

Bushchan, Zabarnyi, Mykolenko, Karavaev, Kedziora, Buyalskyy, Garmash (Andrievsky, 59') , Shepelev, Verbic, Shaparenko, Pena

FC Barcelona

Ter Stegen, Mingueza, Lenglet (Jordi Alba, 65'), Firpo, Dest, Pjanic (Riqui, 65'), Aleñá, Pedri (Matheus, 73'), Trincao (Konrad, 83'), Coutinho (Griezmann, 65'), Braithwaite

Goles

0-1, Dest (52'). 0-2, Braithwaite (57'). 0-3, Braithwaite (p, 70'). 0-4, Griezmann (92')

Árbitro

Matej Jug (ESL). TA: Popov / Pjanic

Incidencias

Estadio Olímpico (sin espectadores)


Deja tu Comentario